domingo, 30 de noviembre de 2008

António Lobo Antunes, premio fil de Literatura en Lenguas Romances 2008

REVISTA ACTITUD XXI MEXICO
FOTOGRAFIA POR HUGO BUSTOS



“Soy el Julio Iglesias de la literatura”
António Lobo Antunes, premio fil de Literatura, dijo que a pesar de la sed de éxito de los escritores jóvenes, es lo que menos debe importar

El escritor portugués António Lobo Antunes (Lisboa, 1942) se mostró agradecido por el recibimiento que le han dado en este país de príncipes, después de haber recibido el Premio fil de Literatura en Lenguas Romances durante la inauguración, el día de hoy, de la 22 Feria Internacional del Libro de Guadalajara (fil).

En conferencia de prensa dijo que, para él, ser el mejor no significa nada. En cambio, los jóvenes escritores no quieren escribir buenos libros, sólo buscan publicar y ser famosos. “Yo soy el Julio Iglesias de la literatura”, bromeó el escritor. Para él, la escritura sólo debe ser fiel al honor de estar vivo y dejarte conforme contigo mismo.

Lobo Antunes dijo que sufre al escribir; es un poseso de la palabra que lo consume por entero; se comporta como la gallina que protege sus huevos; es un oficio de tiempo completo que requiere paciencia y mucho trabajo; los mejores escritores son los que trabajan más; existe el talento, pero se tiene o no se tiene, e incluso se fomenta con el trabajo.

Por eso decidió dejar su profesión de médico, que estudió por consejo de su padre, y abandonarse a la enfermedad de los libros, cuyo principal síntoma es la obsesión. En sus primeros libros trazó planes muy detallados para su realización; después, comprendió que el libro es un organismo vivo que, cuando es bueno, genera sus propias palabras. La estructura surge poco a poco, más que con la escritura, con la reescritura. Citó al griego Horacio, quien por cada dos horas de escritura dedicaba ocho a modificar lo dicho.

El autor de El orden natural de las cosas (1992), libro que es como una carta para su tía, “mi verdadera madre”, que falleció en la época en que lo redactaba, dijo que se escribe para negar la desaparición de las personas que se quieren y por las cuales vivimos. En ese sentido, un escritor comienza a vivir con su muerte, al vivir sólo en su literatura.

“En mis libros no hay personajes, hay una sola voz que se transforma”. Lobo Antunes dijo nunca haber escrito sobre nada, ni sobre la guerra ni sobre enfermos psiquiátricos, porque esa voz “proviene de regiones tuyas que no conoces”. Así, espera seguir en esa batalla, que es para él un nuevo libro, “porque siempre le tengo que ganar”.
Hoy 30 de noviembre , a las 19:00 horas, en el Auditorio Juan Rulfo, se llevará a cabo la mesa Amigos de Lobo Antunes, y el lunes 1 de diciembre, a las 17:00 horas, en el mismo auditorio, el escritor participará en el encuentro Mil jóvenes

No hay comentarios: